Amado hijo, mientras viva no dejaré de remover todos los cimientos de esta tierra para encontrarte, buscaré en cada lugar por difícil que sea su geografía y en donde los perversos hechores te ocultaron, quizás por hacer prevalecer tu verdad que tanto y fielmente perseguiste…

Ana María García